Hey amigo emprendedor.

Hace un par de días estuve en una conferencia y escuché muchos conceptos realmente interesantes.

Entre ellos, me llamo la atención los 5 errores que cometes al elegir a tus clientes.

A veces los cometemos, sobre todo cuando vamos iniciando es eso del emprendimiento y otras veces no es por ser novatos, sino porque somos cabezones y no queremos entrar en razón.

Bueno, para que tu no los cometas los voy a poner aquí abajo y si estas cometiendo alguno, cámbialo de inmediato porque es tu negocio lo que esta en juego.

Vamos a empezar con:

Los 5 errores de novato (y no tan novato) al elegir a tus clientes.

 

[wc_fa icon=”eject” margin_left=”” margin_right=””][/wc_fa] Error número 1. Pensar que todos los clientes son iguales.

Este es un error de muy principiantes. Cuando vas avanzando en tu carrera de emprendedor o empresario te das cuenta de que no todos son iguales y que debe trabajar con aquellos que realmente son tus clientes.

Te voy a poner un ejemplo: Las chicas vamos al baño juntas. No nos importa es algo “super girly” como le llamo yo.

Los chicos ni por error le dirían a otro caballero: “¿me acompañas al baño?”

¡Por Dios No! que van a pensar de ellos…

Siguiendo ese ejemplo, con los clientes es lo mismo. No debes pensar que todos son iguales y por tanto una promoción o texto, sirve igual para unos, que para otros.

 

[wc_fa icon=”eject” margin_left=”” margin_right=””][/wc_fa] Error número 2. Pensar que los clientes “son gratis”.

Jejeje, esta frase ya por si sola me hace reír. Un cliente JAMAS llega gratis. Cada persona que entra en tu tienda, cada persona que te compra en internet, cada persona que se matricula en tu curso o que contrata tu servicio… te ha costado una dinero. Y a veces no poco dinero.

Las grandes superficies, por ejemplo, saben que cuando una pareja (casi siempre vamos a estos centros comerciales en parejas) entra por su puerta le ha costado ¡$1500.00!, si, mil quinientos dólares.

Por lo tanto sabre perfectamente CUANTO puede pagar por cada cliente.

Tu lo mismo. Tienes que saber cuanto te cuesta cada cliente, cuanto te cuesta hacer que te compren la primera vez. Ese será tu punto de partida para hacer presuestos de publicidad, marketing, ventas…

Atento, no confundas el coste de adquisición de tu cliente, con el coste de vida de tu cliente, son dos cosas distintas.

 

[wc_fa icon=”eject” margin_left=”” margin_right=””][/wc_fa] Error número 3. No saber el valor total del cliente.

Esta es una consecuencia del error anterior. Vuelvo al ejemplo del cliente del centro comercial.

Este cliente, una vez que ha llegado con el esfuerzo de marketing de la tienda destino SABE que el tiempo promedio de vida de su cliente es de 23 años. Y además que durante ese tiempo le va a comprar alrededor de 23.000 dólares.

¡Desde luego que paga 1500 para conseguirlo!

Aplicado a tu pequeño negocio, tienes que saber cuanto estas dispuesto a pagar por un cliente, en base a su VALOR como cliente para tu negocio. La única forma de saberlo es… haciendo cuentas. A los prófugos de las matemáticas, ya lo siento, pero esto es algo que hay que hacer. Pero como no es el tema de este post, lo veremos en otro momento.

Aquí también tienes que saber que hay clientes “de una sola vez” y tienes que estar dispuesto a correr ese riesgo, aunque tu apuesta siempre será por el cliente de largo plazo.

 

[wc_fa icon=”eject” margin_left=”” margin_right=””][/wc_fa] Error número 4. Conseguir Clientes Baratos.

Esto es algo que, como pequeños emprendedores, no podemos dejar pasar. ¡Una ganga! ¡nos dan 10 clientes al precio de uno!

Este tipo de clientes vienen fácil y se van fácil. No atraigas clientes que no te quieren, que han llegado a ti por una promoción mal diseñada y que no tienen interés en tus productos o servicios, pero como les regalaban una tele (aunque sea pequeña) pues han ido a comprarte algo.

No hagas descuentos masivos para conseguir clientes. Es un error, es decir ese cliente es barato, pero no volverá a comprar más. Un consejo aquí. Mejor haz un regalo y no un descuento. Si regalas algo, quedas muy bien y el cliente que va a compara paga el valor completo de tu producto o servicio, eso ya es un filtro para un futuro.

 

[wc_fa icon=”eject” margin_left=”” margin_right=””][/wc_fa] Error número 5. No seas “aventura de una noche”.

Cuando un cliente llegue a tu sitio, el que sea, un taller mecánico, una ebanistería, una cafetería, un despacho contable estés o no en internet, seas marketer o networker… quédate con sus datos. SIEMPRE.

Este es un nuevo mandamiento de los negocios pequeños y micros. No dejes que un cliente se vaya de tu local sin lograr sus datos.

Me puedes decir ¡pero soy una panadería de barrio! y además no tengo página web ni nada de eso.

No importa, no importa lo que seas. Y si sacas una promoción para el día de muertos (o de todos los santos o de halloween) y dos días antes les envías un pequeño recordatorio a su correo electrónico, ¿que crees que pasaría? pruébalo!

Haz promociones con el email marketing, no te hace falta un gran sitio web, con sus datos es suficiente. Su teléfono o su watsapp lo que sea, pero por favor no seas en su vida una aventura más… crea una relación duradera con tu cliente.

Existen más errores que esos, claro está, pero hoy solo te tengo estos 5.

¿Estas cometiendo alguno?

Ahora es tu turno.

Comparte este artículo con todos tus colegas y amigos, en las redes sociales y sobre todo, revisa que no estés cometiendo ninguno de estos errores que pueden salirte muy caros.

Ha! voy a hacer un comercialote.

[wc_box color=”info” text_align=”left”]

Tengo un curso de email marketing, por si te interesa poner algo en marcha.

[simpleecommcart_add_to_cart id=”5″ ] [/wc_box]

Ya esta, fin del comercialote.

¡Suscribete al boletín que es gratis!

Nos leemos pronto.