Una de los mayores problemas a los que me enfrente cuando decidí hacerme freelance es que yo tenía que hacer de todo: vender, prospectar, escribir, buscar, publicar, hacer marketing… si eres un freelance o un autónomo sabrás a lo que me refiero. Además de esto contar con un presupuesto limitadísimo para cada “puesto” desempeñado.

De modo que lo que he aprendido con el paso del tiempo es el valor de las prioridades, la automatización y a no caer en el error de “hacer yo todo” porque es imposible. Hay que tener bien claro lo que queremos y como hacerlo. Si alguna actividad puede “hacerse sola” mejor aun porque es tiempo que ganaremos para nuestro objetivo mas importante.

Algunas de las cosas que he aprendido ¡y han funcionado! Te las dejo aquí para que puedas aplicarlas a tu negocio (ya sea de servicios o productos) y al igual que yo puedas tener un marketing que da resultados.

#1. Establece metas de marketing claras y medibles

Antes de empezar a publicar entradas en un blog, enviar de correos electrónicos o publicar tweets, te darás cuenta que serás más productivo en el futuro si has definido antes los objetivos a los que quieres llegar.  Piensa que tu marketing es un como un viaje. No empezarías a conducir antes de saber a donde vas, en marketing es igual. Debes asegurarte de que las acciones que tomes te lleven a un sitio: tus objetivos de negocio.

Por ejemplo, no necesitas una meta de convertir más leads en clientes, ¡si no tienes leads! Lo primero que tendrás que fijar son objetivos de visitas para convertir a leads. Si necesitas ayuda para determinar las metas adecuadas para tu negocio, hecha un vistazo a nuestra guía para determinar objetivos inteligentes.

Asegúrate que tus objetivos sean medibles. Piensa en como vas a medir lo que te planteas a mis clientes les doy yo ese soporte pero existen muchas herramientas en el mercado que hacen eso para ti.

#2. Identifica a tu cliente ideal

Cuando tienes poco tiempo para dedicar al marketing, lo que necesitas es que cada acción que hagas, un blog, un landing page, una campaña de mail, todo, llegue al blanco correcto.  Lo mejor para evitar la perdida de tiempo y dinero es crear a tu cliente ideal.

Construye un personaje que represente a tu cliente ideal, su nombre, su edad, su trabajo, sus dudas, su dirección. Puede parecer un juego, pero es una herramienta que te ayudará a centrarte en  tu cliente objetivo.

Yo tengo identificados tres tipos de clientes ideales  (y estoy construyendo  el cuarto).

#3.  Elige las redes sociales correctas

Como ya has hecho un retrato de tu cliente ideal, ahora sabes donde puedes encontrarlo. Tus esfuerzos de marketing tienen donde centrarse y ahí es donde debes realizar la acciones oportunas,  las  redes sociales son ideales para algunas acciones, pero también es donde puedes perder más de vista el objetivo.

Yo recomiendo siempre a mis clientes empezar con dos o tres redes máximo y centrarnos en ellas, no hace falta estar en todas porque todo mundo esta en todas, incluso las redes más grandes no tienen por que ser las adecuadas para tu cliente ideal.

#4. Programa las actualizaciones en tus redes

Una vez que ya sabes en qué redes sociales puedes encontrar a tus clientes ideales, es momento de hacerle pasar buenos momentos en sus redes, eficaces y eficientes para ti.

Lo primero que tienes que hacer es programar tu contenidos por adelantado, yo recomiendo a mis clientes hacer un plan de publicación semanal (si puede ser de mas duración mejor, pero nunca más allá de tres meses).

De esta forma no te vuelves loco buscando noticias, contenidos, imágenes y video en el día a día. Esto no quiere decir que tengas que cerrarte en ese plan, sino que puedes flexibilizarlo con noticias frescas que surgen en el momento.

Además es mucho más fácil llevar el control de las reacciones a tus publicaciones y con ellos la toma de acciones correctivas oportunas. Para esto también existen herramientas que te ayudarán a saber el tiempo exacto para tus publicaciones.

#5. Publicar contenido “siempre actual” para obtener beneficios en el corto y el largo plazo

Una de las tareas más costosas es la creación de  contenidos. Si haces contenido que pueda durar mucho en el tiempo estarás haciendo una buena inversión. Según tu tipo de negocio seguro que encuentras contenido relevante y que no sea una noticia que al día siguiente esta caducada. Usa esta técnica (¡yo la uso! Puedes ver un ejemplo en: 6 claves para hacer encuestas online infalibles) y lo agradecerás tú y lo buscadores ya que te seguirá llevando tráfico aunque pase el tiempo.

Si no sabes donde buscar este contenido “siempre actual” enfócate en las palabras clave (un poco de SEO aquí) y encontrarás palabras que te ayudarán a encontrar este contenido.

#6. Utiliza las llamadas a la acción sin miedo y con profusión

Si no usas llamadas a la acción (CTA) blog o en tu web, es momento de hacerlo. Sin llamadas no hay conversión. Esto es verdad. Y si ya usas estas CTA en tu sitio, es momento de analizar donde es su mejor lugar y sobre todo ponerlas en más de un sitio.

A mis clientes (y yo misma) les sugiero al menos en estos dos sitios: en la barra lateral de su blog/web y al final de cada post. Además de usar estas llamadas sin miedo en cada página de su sitio, en sus redes sociales, en sus landing pages, incluso en las FAQ’s (importantísimo lugar este)

Al incrementar tus CATs ayudas a todas las áreas del embudo de marketing a crear tu lista de leads. Te sorprenderá la conversión que puedes llegar a tener.

Existen otras mejoras que puedes ir implantando en tu marketing, como la automatización en el flujo de tareas o realizar test a/b en tus campañas.

Pero, seamos honestos, no hay forma de que puedas implementar cada mejora en este campo si tu equipo de marketing eres tu, además del administrativo, el financiero, el chico de los recados…

Por eso es esencial que inviertas el tiempo en acciones de marketing que convierten que rentabilizan tus esfuerzos.

Conforme vayas implementando acciones verás que tu negocio crece y quién sabe si con el tiempo tengas un equipo para dedicarse a estas cosas.