Hey emprendedor “de hueso colorado” jejeje,

Cuando se habla de “hábitos” casi siempre pensamos en cosas malas: morderse las uñas, aplastarse los granos de la cara, tener unos “calcetines de la suerte” y no quitártelos en una semana…

Y el segundo pensamiento es “cambiar” el hábito a la manera salvaje, es decir, de golpe y porrazo.

Y eso está bien, pero no siempre funciona, de hecho funciona muy pocas veces.

Sin embargo existe una técnica que habla de hacer cambios ínfimos. Cambios menores diariamente, mantenerlos en el tiempo y la suma de estos pequeños cambios son lo que te darán al final los grandes cambios.

Emprendedores del 1%

Esta técnica nos dice que cuando intentes implantar un hábito nuevo o sustituir uno “malo” por uno “bueno” lo hagas solo con el 1% de la tarea.

Vamos a suponer que quieres escribir todos los días un artículo para tu blog.

El primer día no te vas a sentar y de pronto te van a brotar 200 artículos de 1000 palabras… de hecho es probable que no te salga ni uno completo de 500 palabras.

¿Que vas a hacer?

¿Esforzarte en escribir un artículo completo?

Nuestra técnica dice que no. Sin presiones.

Pero lo que SI tienes que hacer es escribir 100 palabras cada día.

Solo 100 palabritas de nada en un papel o en word o donde te sientas cómodo.

Si haces ese pequeño cambio y lo haces todos los días… antes de que te des cuenta estarás escribiendo buenos artículos de una largura decente. ¡Y coherentes!

Debo decir que yo he usado esta técnica para modificar algunos hábitos y para “probar” que se pueden implantar de verdad.

Te voy a poner un ejemplo más “mundano” hice el experimento de aprender a desarrollar mis habilidades con la mano izquierda… no pienses mal 😉

La idea es que mi mano izquierda sea más hábil con las tareas diarias.

No iba a hacer todo con la zurda, así de golpe.

Pero empece con una tarea fácil y sencilla: cepillarme los dientes.

Todos los días, durante 2 semanas intenté cepillarme los dientes con la mano izquierda (soy diestra, por cierto) al principio fue de risa… en lugar de mover el cepillo con mi mano, ¡movía la cabeza! 😀 era mucho más sencillo!

Pero, a base de insistencia, y un par de días de dolor en las encías (es broma hombre!) ¡he aprendido a cepillarme los dientes con la mano izquierda!!

Fue maravillosa la sensación de poder hacer otra cosa con la derecha mientas la izquierda hacía su trabajo.

A lo que voy.

No intentes hacer grandes cambios de golpe, sobre todo con tu negocio.

Si lo haces, al fina no sabrás lo que funciona y que no funciona y eso es un peligro muy grande.

Prueba a hacer pequeños cambios del 1% y mide, mide los avances.

Con tu persona es igual, si quieres hacer un cambio profundo inicia con poco, una cosa casi imperceptible que no te costará ningún esfuerzo.

Escucha ese audio de solo 2 minutos, escribe ese correo de solo 40 palabras, lee esa página extra, deja de comer una galleta de las 3 diarias…

Cambios que de verdad no te costarán nada de esfuerzo y que irás aumentando tan sin darte cuenta que al final tendrás ese GRAN cambio que estas buscando.

Así es como logré modificar mi forma de escribir correos, por ejemplo… y hablando de esto, doy paso a mi anuncio del día :), con tu permiso.

[wc_box color=”primary” text_align=”left”]

Aprende el “secretito” para escribir correos que SI lleven a las ventas:

[simpleecommcart_add_to_cart id=”5″ ]

¡Vale 100 veces más de lo que cuesta!

Fin del anuncio, puedes seguir leyendo. Gracias.

[/wc_box]

 

¿Que te parece?

¿Aceptarías aplicar este pequeño 1% a alguna cosa que quieras modificar o mejorar?

Supongo que sí.

De momento, es todo, intenta esta técnica y dime que te parece.

¡Nos vemos en la siguiente!