¿Cuando es el mejor momento para tener un hijo?

¿Y el mejor para casarte?

¿Y que tal el de separarte?

Hola emprendedor.

Si te has hecho alguna vez una de esas preguntas, lo más seguro es que también te hayas preguntado, ¿cuando es el mejor momento para emprender? ¿debo empezar ahora mi propio negocio o espero un poco más?

Como muchos otros, soy partidaria de empezar hoy.

Hoy es el mejor momento para iniciar algo… o para terminarlo.

Voy a ponerme un poco pesimista en el siguiente párrafo:

A partir de hoy, ya no serás el mismo. Por lo tanto lo que tengas que hacer tienes que arrancarlo hoy. Hoy es el mejor día.

Mañana serás un día más viejo (aceptémoslo, si has pasado de los 25, ya no vas hacia arriba…)

Mañana serás un poco menos fuerte (aunque hagas ejercicio, bueno, hay excepciones claro).

Mañana tendrás un par de neuronas menos. Al menos eso dicen los científicos.

Mañana tendrás un pretexto nuevo que te “impedirá” iniciar eso que has estado pensando…

En conclusión.

El mejor momento para iniciar tu negocio, planear tu boda, “encargar” a tu hijo, plantar ese árbol, comparar facturas… lo que quieras. El mejor momento es HOY.

Empieza hoy

Si te decides y arrancas hoy mismo mañana te será mucho más sencillo continuar con la tarea.

Estarás en pleno de condiciones físicas, mentales, morales…

Hoy es el día indicado en el calendario para iniciar tu proyecto de vida.

Hoy es el día marcado en el calendario para darte un respiro y reflexionar sobre tu futuro.

Hoy es el día que has estado esperando todo este tiempo para tomar el impulso suficiente y dar ese gran paso.

Hoy, hoy es ese día.

Da igual si estas leyendo esto un domingo por la tarde, un sábado a medio día o un lunes por la mañana. Esos son pequeños detalles sin importancia.

Lo realmente relevante es iniciar hoy, hoy sin pensarlo más. Deja de darle vueltas al asunto y arranca ahora… o acabalo de una vez por todas.

Si te falta fuerza para iniciar, abajo en los comentarios escribe eso que quieres empezar.

En cuanto acabes de escribirlo te sentirás con fuerza para iniciarlo. No dejes que un pretexto, la pereza, la hora de la comida, el corte de pelo pendiente, lo que sea, se interponga entre tu proyecto soñado y tu.

Hoy, querido emprendedor, es el día que has estado esperando.

Cuéntame tu proyecto y dentro de un mes, vuelve a escribirme y dime lo que has avanzado.

¡Hazlo ahora!

Nos leemos mañana 🙂